little afrique

Dispongo de 50 segundos para captar vuestra atención antes de que os esfuméis de link en link, con vuestras botas de siete leguas. Vivo rodeada de bolsas negras y cajas y libros, en un piso donde la luz hace peligrar los colores. Sin cortinas. Sin muebles. Sólo cosas. Tiradas en el suelo con el estatuto … Sigue leyendo little afrique

Anuncios

le sabes tan sumamente umami

En un ensayo científico [me permito el lujo de no leer apenas novela. Considero de mal gusto que me rayen una vez más con que la vida en pareja es jodida y sin pareja más aún, o no, aliñado todo con cuatro o cinco detalles de la vida cultural del momento. No tengo por qué … Sigue leyendo le sabes tan sumamente umami

criatura mecánica déshabillée

A chave dourada. Helenbar [artista dixital brasileira] A chave dourada. Helenbar [artista dixital brasileira] Comenzar cualquier cosa, una manzana, un cuaderno de dibujo, un nuevo país, tiene algo de inocente y confiado. Confiamos en su continuidad. En su significatividad sobre la tierra. Con un blog sucede lo mismo. A los que ya me conocen de ...mmmm..., sabrán cuáles son mis preferencias y mis veleidades [siempre me apliqué esa palabra]. El cosmos, los cyborgs, la nieve, el sarcasmo, las copias, las criaturas mecánicas, la neurología, la memoria, el punk rock, la robótica, las listas, China, África, las islas del Pacífico, el Caribe, los números, Galiza, mi diminuta ciudad en la esquina del tablero... El fin de mis reflexiones? Probablemente ninguno. La alfabetización universal nos ha proporcionado la amable ilusión óptica de que todos tenemos algo interesante que decir. Pero saber expresar algo no dota de un significado trascendente a nuestras palabras. Ni siquiera lo espero de las mías propias. Claro que tú estás aquí, has llegado hasta aquí y has seguido leyendo. Y entonces es donde entran en juego mi brutal inocencia y candor. Si me sigues leyendo, entiendo que he de seguir escribiendo? Cuál es la trampa mortal? La que yo te tiendo o la que me tiendes tú? Quién de los dos hace daño a quién? Quién hace el favor? Hay algo físico o, al menos, astrofísico, en esto?