memoria para injertos futuros I

La memoria es el único archivo inexacto del universo que nos permite creer que las cosas sucedieron como nunca sucedieron. Naturalmente, supera incluso a la Historia. En cruda competencia con fotografías y películas, y a diferencia de ellas, la memoria jamás descansa. Su proceso de deformación sigue un bucle incesante de ecuaciones con varios denominadores … Sigue leyendo memoria para injertos futuros I

Anuncios

enigma [lo inminente]

Una ventana se abre Una, dos. Pasan a ser incontables Una mujer y una niña corren atravesando la calle La parada de taxis se vacía Una ventana se cierra Se escucha el chillido de las cuerdas del patio Un hombre se detiene en la esquina, en postura oferente Las gaviotas chirrían más de lo admisible … Sigue leyendo enigma [lo inminente]

peces de plata que caen en la red

Dentro del laberinto hallamos muchas cosas: hallamos wikipedia, hallamos a David Bowie, hallamos a Sir Laurence Olivier, hallamos muchos blogs, muchos peces muertos que nadan panza arriba, muchas páginas porno y muchas fotografías. Millones. Vía bisuria is pink conozco a Loretta Lux. Busco en su galería, con esa avidez que sólo encontramos en los enfermos … Sigue leyendo peces de plata que caen en la red

pan troglodytes

callada, callada la chimpancé Washoe, jugando al escondite Me presento. Yo soy la chimpancé a la que dejaron sola durante varios años con una máquina de escribir y acabó por escribir la Ilíada. Me llaman Helena, en homenaje a ese personaje que creé y que es mi predilecto. Al principio de todo este escándalo científico y literario, algún gracioso del equipo de investigación me quiso apodar Romera, por nosequé de un relato de Suso de Toro, y encantado de que yo fuese del otro sexo, no sé con qué oscuras intenciones mercantilistas. Pero al final gané yo, con la vieja estratagema de negarme a entregarles una segunda parte si no concedían en llamarme Helena. Con hache. Helena es mi predilecta porque es una salvaje, como dicen de mí. Y una caprichosa. Ahora no les sigo contando nada si no me dan un cacahuete. [lanzo un cacahuete desde el patio de butacas. Con desgana] ¿Sólo uno? ¡Mira que sois cutres, con lo que os reís conmigo! Yo nací de padre desconocido en las selvas de lo que llaman Guinea. Cuando tenía cuatro años fui capturada y metida en un cajón a bordo de un barco, donde conocí bien de cerca la necedad humana y su necia lucidez. Con esa cara de lista...crees que sabrá apreciar nuestro ron? Si hubiese sido lista, no estaría aquí. Como nosotros Entonces, que baile

leyendo a la sombra del ciruelo cibernético

Gracias a Bruno [aloha, Bruno] estoy disfrutando de una lectura iniciática reveladora. Cosa difícil cuando se ha leído de todo, desordenadamente y sin estrategia alguna. A veces, el escepticismo nos puede. Y el escepticismo es melancólico y flemático. Y a mí me gusta sacudirme el cuerpo con cierta cólera vivificante para no morir en el … Sigue leyendo leyendo a la sombra del ciruelo cibernético