base de datos: me pregunto

| base de datos: me pregunto |

[Spirit of Curiosity ]

I

Como a todo el mundo también me intriga
si nuestra especie tendrá segunda temporada.
Sucesivas ediciones. Una famosa secuela.
Un to be continued, un coming soon.
Bueno, y yo qué sé si esto le intriga a alguien.
Alguien habrá por ahí, no?, preocupado

por un posible spin-off con otros actores principales
y una escenografía parecida
nunca la misma. La misma ya no. Eso no.

Quizá por eso también nos preguntamos
por aquellos de los que no supimos más.
Si fue un solo malentendido.
Si un par o ninguno.

Hay un sigilo de pájaro que no se va
hasta cuando no pensamos en ello.

II

Por ejemplo
me pregunto por la pierna de aquel chico
que conocí una vez.
Quise volver a verlo.
Él no.

Me habló de un aparato ruso
fijado a su tibia para alargarle
hueso recién serrado
«Lo usan las japonesas» dijo
«para ganar altura».
Una tortura china
de ingeniería rusa:
destinada a durar.

Sus piernas con varices, con cicatrices
[Dunes].
Del accidente.
Tan hermoso en su no-tener-ni-idea
de serlo para nada.
Quería morder a besos su dolor
romperle huesos a su ansia.
Partir lo perfecto de su boca
en gajos.
Sus astrolabios.
Me pregunto qué fue de él
y lo meto en el mismo saco neuronal
de los axolotl
los lobos cervales
o las [aquí una planta en extinción]

Los destinados a no durar.

[«Cuando salí del hospital tras meses» dijo
«oí un pájaro cantar. Aún lo recuerdo»]

III

Me intriga cuanto intrigará a otros alguna vez.
La curiosidad es un árbol vivo que nos chupa cuero adentro
tal vez regado con todo ese ADN de microbios
okupas en buena parte de nuestras células
y que no es nosotros
sino qué.

Qué.

Qué va a pasar con Marte. O con África, qué.
Marte y África formando parte de la misma intriga.
África, así a granel, de cuna a desván de la humanidad
en diez sesenta mil generaciones.
[nota: borrar estos versos pretenciosos
pero antes mirar ese dato]
Marte, con sus naranjas
puestos a secar en nuestra imaginación
verde, azul. Tan terrícola
de paisano.

[Oh man! Wonder if he’ll ever know
He’s in the best selling show
Is there life on Mars?
]

Fijaos en los materiales con los que alucinamos:
nanotubos de carbono
fluidos no-newtonianos
el grafeno con su aire aristócrata
nuestro kevlar con el que creernos
arañas
y constelaciones.

¿Os estáis riendo ya?
Porque me anda en la cabeza eso.
Algo que nos tomamos ahora muy a pecho:
nos vais a crucificar por ello, está claro.
Con empatía, eso sí, con cariño.¿No?
O no, o «el pasado a su puta zanja!».
Si vivimos
picados de pasado, suturados a él.
Cicatrizando
como se puede.
Si es que se puede.

Si por aquí andamos a vueltas aún con el aborto
con los derechos civiles aún torcidos
hasta –es inaudito- con los recónditos reyes:
como garrapatas, por mucha sacudida del
Leviatán ellos nada.
Ahí siguen.
Han durado más que los axolotl.
Más que muchos derechos civiles.
O que mi llamémosle crac
hacia el de las piernas rotas.

[Fotografiaba astros. Víboras.
Podría haberme vuelto loca]

Como todo el mundo que alguna vez
ha estado loco por alguien
me pregunto si nos habría ido bien
en el Sistema Solar
que tiene sus cosas
sin duda.

Me pregunto si en esta época
así en abstracto
nos está yendo bien
por el Sistema Solar.
A todos. En general.
Si se nos va de las manos.
Con nuestros periódicos resesos.
[lorem ipsum dolor sit amet…]
Nuestras lagunas de memoria
hiperinformadas.
Nuestro no saber estar.

Fijados como aparatos Ilizarov
-abrazaderas al aire-
para elongar el hueso de esta Tierra
y soldarlo
sol
dar
lo
a nuestras ganas dolorosas
de sobrecogernos,
densísimo calcio de
cosmos.
Venas como nanotubos
de carbono.
Байкону́р and litoff!

Ingeniería
hasta la ingenuidad.
[No, Esti:
hasta la genial generosidad]

E, igual que vosotros
[y quéséyo quién seréis],
me pregunto.

Me pregunto.

Y, preguntándome,
os pregunto.

2014

BOBCallCUAA1kN2

Anuncios