el simio asimilado

[traducido de post del 9 de mayo de 2009 en …mmmm…]

Mon semblable, mon frère, criaturamecánica, desocupado lector, recuerda esto: no te parezcas demasiado a mí, no pretendas ser demasiado humano. Nuestra especie acaba con todo aquello que más se le asemeja.

Los neandertales hace entre 200.00 y 28.000 años. Comenzaron siendo un tímido ellos, luego un vosotros, luego casi nosotros. A día de hoy, un yacimiento de preguntas.

Los chimpancés: quedan sobre 150.000 [datos de Lindsay, 1999]

Los gorilas: unos 100.000. Aún no se ha concluído con certeza cuántas especies o subespecies de gorilas existen. Una vez exterminados por completo, quizás disfrutaremos de una visión más clara de  a cuántas especies exactamente  nos cargamos desaparecieron misteriosamente una tarde de niebla.

Los orangutanes: quedan sobre 30.000. Cabrían todos en Carballo.

En total, los grandes simios no llegan al millón de habitantes en toda la tierra. De pretender unirse ni siquiera conformarían un país tomado en serio, serían algo así como Mónaco o Liechtenstein, una república [una mona-rquía] de monos gandules dedicados al blanqueo de dinero y a los deportes de despiojamiento. Los primates están rodeados. Rodeados de nosotros. Los primos primates. Los primates con tendencia a números primos.

Hemos de componerles muchos panegíricos en lo que nos queda de vida juntos sobre la tierra. Recaudar mucho dinero para ellos, filmarlos en libertad e inyectarles una música emotiva en la sala de montaje. Aún nos queda por hacer mucho paripé.

Claro que por otra parte, cabe la siguiente pregunta: cuántos grandes simios poblarían la tierra de no figurar nosotros entre ellos? Muchos más de un millón?

Esto no es un alegato. No son buena alegando y no se me dan los alegatos. Pertenezco a una especie que crece, extermina y compone sinfonías. Extermina, sobre todo, aquello que más se asemeja a sí misma. Caín mató a Abel, los hutus a los tutsis y los japoneses a los chinos. Los franceses a los alemanes y los alemanes a los polacos y los ingleses a los irlandeses. Matamos a nuestra imagen y semejanza.

Eso es la competencia. Eliminar, a veces no a propósito, a aquellos que coinciden con nosotros. En hábitos, en apariencia, en… En.

Los extraterrestres, si existiesen dotados de inteligencia, deberían aparentar ser diametralmente opuestos a nosotros. En el próximo Disco de oro que lancen a las estrellas no estaría mal incluir esa cláusula preventiva: Somos así. Recomendamos por su propio bien que sean de otra manera y, por favor, no nos lloren con el Adagietto de la 5ª de Mahler ni establezcan lazos sociales por miedo.

Mon semblable, mon frère.

Qué miedo.

Anuncios