En un bar de escritores.

_Y a qué me dijiste que te dedicabas?

_No te lo dije. Soy rellenador.

_…

_ De novelas. Soy rellenador de novelas. Las relleno.

_ No entiendo muy bien en qué consiste.

_ La novelista se desespera porque, para que su ego funcione correctamente, ha de llenar 1000 folios y sólo lleva 800. Sólo si se desespera lo suficiente, me llama a mí.

_Ah. Qué haces entonces?

_Pues… descargo mis tintas sobre las metáforas manidas, espeto diálogos, silicono las rendijas de argumento, tal vez incorporo a la morcilla final algún personaje hijo-de-puta. Malvendo adjetivos, desde luego. Van baratos en el mercado del relleno. No pagan mucho. Y luego lo mecho todo con sexo y violencia. Prenden con facilidad.

_ Parece un trabajo arduo

_ Lo es. Correspóndeme ahora revelándome el tuyo, si no te imp…

_ Podador. Podador de novelas.

_…

_ Me meto en la cama de la novelista una vez te has ido tú

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s