mail a un escritor

vectores


Hola, A., qué hay

Música.

El tema.

No soy muy indie. Creo. Mis amigos de la facultad [D. entre ellos] iban a Benicàssim, compraban discos de Subterfuge y conocían a mil grupos. Yo no. Una amiga se hizo a su vez amiga de Los Planetas y de Chucho y de Los Enemigos y hasta se piró a alguna gira con ellos. Yo no.

A mí me van otras cosas. Tuve una fase folk Hedningarna-Capercaillie, una fase preadolescente Madonna, una fase nacionalista Milladoiro, una fase cantautora negra Tracy Chapman, una fase experimental Pink Floyd-King Crimson, una fase siniestra The Cure-Joy Division, una fase dura Rage against the machine, una fase soy de los noventa Pavement-Pearl Jam-Nirvana,una fase lírica Verdi-Puccini, una fase medieval Livre Vermell de Montserrat, una fase impresionista Debussy-Ravel, una fase “soy así” Björk, una fase “soy asá” Tom Waits, una fase húngara Béla Bártok, una fase jazz Ella Fitzgerald, una fase cuba Bola de Nieve…

A día de hoy escucho PJ Harvey, Radiohead y bandas sonoras. La del último emperador, por ejemplo. A los quince años me vestía todos los días con el uniforme del colegio escuchando eso. El mundo me parecía la Ciudad Prohibida.

Era manierista.

Pero indie…indie creo que no escucho mucho. Yoquésé. Radiohead aún es indie? Arctic Monkeys son indies? Ya no me acuerdo de todas esas cosas. Ahora escucho canciones para niños con djembés y balalaikas…

Está bien que no quieras reproducirte. Lo que te oculté en el anterior correo es que los hijos te preservan del introvertido suicidio invitándote a extrovertidos homicidios. Yo sólo tengo un hijo. 2 años. Relación intensa. Gran relación, madre-hijo bla y bla.

D. no creo que vaya a escribirte. Es tímido. Mejor intentad encontraros algún día por ahí, por azar, comprando un libro de Auster, por ejemplo, o en las venas abiertas del metro de Madrid, que son todas América Latina. Sería bárbaro eso.

Creo que volveré por Madrid el año que viene, por cuestiones de trabajo. Si tal, ya os avisaré y os presento.

También creo conocer a Alex Nortub, y también os caeríais bien, me figuro. Sois de un estilo. Pero Nortub vive lejos de Madrid.

No tengo novelas actuales, sólo 5 escritas entre los 10 y los 14. A boli rojo una, boli verde otra [en 5 libretas] y a Olivetti Lettera las demás. No te las mando. No creo que puedas mostrarme tu magnanimidad con ellas.

Novela mail? No desprende un tufillo a posmodernidad, eso? Dior mío, puedo soportar oler a ser humano. Pero a ser humano posmoderno?

No lo sé. Tendría que pensarlo. Pensarlo con la nariz.

La cuestión, como dice la Violetera, es la pereza. Hace unos años una revista de esas digitales reunía textos sobre los pecados capitales: tenías que elegir uno y escribir la chorrradilla al respecto. Casi todos los participantes, supuestamente escritores, además de la consabida lujuria y la consabida gula, elegían precisamente la pereza. La pereza me pareció la marca de fábrica del ser escritor.

Yo no elegí ninguno de esos tres.

Claro que yo tampoco soy escritora. Lo único que he publicado han sido libros de poemas. En gallego.

Como se me cataloga por eso? No sé.  En mis biobibliografías de los últimos años sólo aporto datos biográficos estúpidos como “es B+ para un japonés, Tigre para un chino”.

No sé, a veces siento que se me va la vida.

En fin, bicas

Anuncios