peces de plata que caen en la red

Dentro del laberinto hallamos muchas cosas: hallamos wikipedia, hallamos a David Bowie, hallamos a Sir Laurence Olivier, hallamos muchos blogs, muchos peces muertos que nadan panza arriba, muchas páginas porno y muchas fotografías. Millones.

Vía bisuria is pink conozco a Loretta Lux. Busco en su galería, con esa avidez que sólo encontramos en los enfermos cuando clavan una piqueta en la vida en forma de píldora. La avidez de los niños, que escanean un juguete en menos de diez minutos. Y son niños precisamente lo que encuentro.

Entonces busco aquella foto de niña que más se asemeje a mí, la niña que yo era, es decir, que soy quien escribe esto, esta frase Entonces busco aquella foto de niña que más se asemeje a mí, a la niña que yo era, es decir

Estas dos imágenes de entre todas son las que más poderosamente que el olor a lápiz recién afilado y a cuerpo de mi madre, me retrotraen y subyugan [el orden lógico es al revés] a mi infancia.

lorettalux.jpglorettaluxyanan1.jpg

Pero hay muchas. Y para todos.

Del aire irreal, maligno, de ilustración, de película del Maravilloso Mago de Oz o taza  Kellogg’s que desprenden las imágenes pueden hablar los críticos de arte, si es que les apetece. Hasta un juego de palabras con la palabra lux puede hacer de titular de impacto.

Nosotros ya no estaremos aquí. Estaremos, probablemente, mirando por la ventana del post de mañana.

Anuncios