serendipia cibernética

Amplío con algunos links de arte+ciencia la entrada “La bacteria dijo oh” de hace algunos días:
Cybernetics Serendipity, la primera exposición que, a fines de los 60, ahonda en el magnetismo entre la tecnología, las máquinas y el ámbito artístico. Adivinen de dónde tomaron el título de cybernetics.

Exposición Bios 4 en la Cartuja de Sevilla, hasta el 2 de septiembre de 2007. Orquídeas que emiten sonidos o fotografías positivadas en la hierba. Positivadas en la hierba, has dicho? Tal cual. Lean, lean, lean.

Los maniáticos mecanismos de Rebecca Horn. Una vez entré en el CGAC [Centro Galego de Arte Contemporáneo] y un brazo mecánico estaba arañando, taladrando y acabando con la pared. Idea de? Rebecca Horn. También había algo que vertía un líquido azul. Supongo que la sangre del edificio. Algunos edificios tienen sangre azul. Algunos edificios sangran.

Galería de autómatas de los siglos XVII y XVIII. Con unas cucharadas kitsch, pero qué me dicen de ese organillero andrógino que parece la muñeca Nancy disfrazada con bigote y librea; o la encantadora de serpientes; o el payaso; o el ilusionista, exhibidor, marchante … cómo llamarlo? que nos muestra la lámpara Z.

El ruiseñor mecánico del emperador. En esta versión de títeres están lejos del automatismo, pero con el encanto humilde de las marionetas…

Certamen Arte y Vida Artificial de Telefónica. Si se les ocurre algo, está abierta la inscripción para la décima edición.

Marta de Menezes. Obra de esta mujer que, entre otras cosas, pinta con ADN y nos brinda esculturas con proteínas. Ou Mateusz Herczka, que investiga en la inteligencia artificial.

Son sólo algunas propuestas. Como todo en la red, habrá quien encuentre más peces en otros mares. La red es, verdaderamente, el cuento de nunca acabar.

Anuncios