leyendo a la sombra del ciruelo cibernético

Gracias a Bruno [aloha, Bruno] estoy disfrutando de una lectura iniciática reveladora. Cosa difícil cuando se ha leído de todo, desordenadamente y sin estrategia alguna. A veces, el escepticismo nos puede. Y el escepticismo es melancólico y flemático. Y a mí me gusta sacudirme el cuerpo con cierta cólera vivificante para no morir en el Pantano de la Tristeza.

Cuando leemos o vemos algo que nos sorprende y nos acelera el pulso creo que nos reconciliamos con la especie humana. Yo al menos, que me paso la mitad de mi vida enojada con ella. De hecho, he empezado a desarrollar una especie de sociofobia preocupante. Pero eso no debe preocuparles a ustedes. Ni siquiera a mí. Tal vez me pierda oportunidades espectaculares por no ser asidua de saraos, pero les aseguro que los disfruto el triple cuando me dejo caer por alguno.

A lo que iba: la lectura iniciática. Cibernética. Norbert Wiener. Años 40. Libro prestado que lleva en mi poder como dos años y que había hojeado superficialmente. Ahora, por azares de la mudanza y de que los libros yazcan por el suelo en posturas indecentes, mezclados y batidos Carver con Russell y Mishima con Machado y Moebius con Marie de France, ahora rescato de la orgía al pobre señor Wiener, al que había estado obligando a rozarse con la imponente Clarice Lispector. Y Wiener sudando la gota gorda, claro, porque Clarice es deslumbrantemente carnal y a él lo que le pone de verdad son las ecuaciones y las máquinas de Turing.

Llamo a Cibernética ensayo iniciático porque da las claves de la tecnología del siglo XX examinando sus bases teóricas. La cibernética es la emulación del cerebro. La búsqueda de sistemas de almacenaje de información, la memoria artificial, la supercomputación, la predicción inteligente [con bases en estudios sobre artillería antiaérea, por ejemplo] y, sobre todo, la introducción en su mundo casi filosófico a la máquina como ser comunicativo. El subtítulo, El control y comunicación en animales y máquinas nos desliza a un escenario mental nuevo: compartimos el espacio comunicativo ya no solo con chimpancés y papagayos, sino también con su calculadora de bolsillo, su móvil de última generación o la playstation.

McLuhan afirmó, años después de la Cibernética, que toda la industria y tecnología humanas son una prolongación del propio cuerpo humano. La rueda, del pie. La casa, de la regulación térmica de la piel. El cuchillo, de la mano.

El ordenador, del sistema nervioso central.

Nuestra memoria es un archivo más o menos pesado de DIVX. Toda la neurofisiología, la psicología, la matemática, la ingeniería y la física se dan la mano en esa nueva arte del timonel, como quiso bautizarla Wiener. Kybernetes, el piloto de las naves griegas, de donde viene gobernalle. Y gobernante.

Gobernar y cibernética son, entonces, la misma palabra disfrazada con fonemas diferentes.

Sin duda [puedo decir eso sin morir fulminada?], la intromisión de la máquina en el mundo ha sido nuestro modo de convocar el alien que no llegaba. Por más que arrugábamos el ceño mirando el cielo. Hemos terminado por construirnos uno. Muchos. Golem. Olimpia. Criatura de Frankenstein.

Servomecanismos.

Juguetes.

Y a quién no, adulto, mancebo, kinki, doncella, niño de papá, friki, jovencita de Erasmus, señor grisáceo, dama, bebé con dos dientes, señora pagando en la frutería, moza con cántaro, muchacho, preadolescente, cyborg sin alma, anciano sin dientes, madura de buen ver… a quién no le gusta jugar?

BSO: me gusta toda la suite de los planetas de G. Holst, sobre todo Saturn: The Bringer of Old Age, Uranus: the Magician, Neptune: the Mystic, Mars: the Bringer of War y Venus: the Bringer of Peace. Ha sido imposible hallar los tres primeros. Les dejo con el penúltimo tema. Ya que la cibernética tiene tanto que ver con el arte de la guerra.

Objeto fetiche de hoy: las canicas de mi hermano

Memoria para injertos futuros: cómo colocar estores. Estores rojos. Estores crema. Taladro. Tornillos. Alguien que dice : está torcido o bien así, así. I subido a la escalera de mi cerebro.

Anuncios